• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV Review

CRÍTICA DE CINE: “Three billboards outside Ebbing Missouri”

Escrito por Carolina Mardones

    A casi un año del asesinato sin esclarecer de Angela, una adolescente, Mildred Hayes (Frances McDormand), su madre ruda y radical, actúa de manera poco usual para presionar el trabajo de la policía local.

    En Ebbing, un rincón de EEUU, esta madre, decide remecer a los policías, a los habitantes y a los medios de comunicación del pueblo para acelerar la investigación del caso del asesinato de su hija. Para eso encuentra la mejor y más ingeniosa manera de hacer publicidad, de lo que ella cree, es un ineficiente y flojo trabajo liderado por el jefe de la policía, William Willoughby.

    Mildred se dirige a la agencia de publicidad local (que se encuentra frente a la estación de policía) de la que Red, el único gay del pueblo, es dueño y ofrece un pago inicial de $5.000 dólares por mes para publicar un trío de carteles que se encuentran juntos a lo largo de una carretera escasamente transitada en las afueras de Ebbing.

    Tres carteles gigantes en rojo con los mensajes en letras negras “Still No Arrests?” (¿Aún sin arrestos?) “How Come, Chief Willoughby?” (¿Por qué Jefe Willoughby?) y “Raped While Dying” (Violada mientras moría) Esto desata una guerra entre Mildred y la policía.

    Tres mensajes muy directos y polémicos, avergonzando a Willoughby ante un pueblo que lo quiere y admira, sobre todo ahora que se ha sabido que está muy enfermo.

    Los conservadores habitantes de Missouri, se ven remecidos y molestos por toda esta exposición mediática, no soportan ver al jefe de policía avergonzado y su trabajo expuesto de esta manera.

    Queda súper claro que Willoughby es un policía decente y correcto, y sí, está un poco cansado y enfermo como para frenar a esta mujer fuerte con ideas fijas y sed de justicia, para eso está el policía de medio rango, el inepto Jason Dixon (Sam Rockwell), la mano derecha del jefe, quien recientemente se ha zafado de una condena por golpear a un sospechoso de raza negra y cree tener la certeza que se le hará fácil tratar con Mildred, una mujer de mediana edad, separada, con un hijo adolescente y que jamás de saca su overol de trabajo. El rostro endurecido de Mildred y su fuerte y empoderada actitud nos da cuenta de lo equivocado que está Dixon, ya que su furia y fuerza son infernales e imparables.

    No por eso esta mujer carece de sentido común y nobleza, a ratos enternecedora, como cuando el enfermo de William Willoughby le escupe sangre en su rostro, sin querer, en medio de una discusión en un interrogatorio que hacía a Mildred, quien lo calma y le habla con mucha suavidad. Queda demostrado que nunca han sido enemigos.

    A lo largo de la historia, y a pesar de la oposición de la policía y la gran mayoría de los habitantes del pueblo, Mildred decide seguir adelante con su objetivo y mantener los carteles que ayudarán a que al fin se encuentren los culpables de la violación y asesinato de su hija.

    Drama, humor negro, vuelcos repentinos en la historia, sangre, mucha sangre, la música perfecta y pertinente, buenos encuadres, la cámara en medio de conversaciones muy íntimas, harán de esta historia una entretención tal, que no vas a querer que acabe la película, jamás te despegarás de la pantalla.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios