cheap jerseys|wholesale nfl jerseys| cheap nfl jerseys|nfl jerseys cheap|cheap jerseys china|Jacksonville Jaguars Jerseys - Show Your Colors Today|Super Bowl Football Celebration Decorating Ideas |Why Excellent Collect Hockey Jerseys|Some A Few While Buying Soccer Jerseys| All All About The Baseball Jersey
  • Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

La Mujer Rota

El mejor libro del año

Escrito por MQLTV

    Ya comenzaron las típicas carreras de fin de año que se da en los medios y, por lo general, proviene de un grupo de críticos, periodistas, lectores y escritores, quienes le anuncian al público lector -desde un lugar sagrado, ponderado, religioso, místico y totalmente autorreferente- eso que denominan en algunos medios como “El mejor libro del año”, repitiendo así las mismas ideas de base que están en todas sus acciones y desempeños y el subtexto es algo así como: hay alguien que es mejor que otro en este mundo y ese alguien se parece a mí y ese alguien lo decido yo, porque en la base de mis pensamientos y filosofías de vida, en base a mi moral, y en la práctica de esa moral tanto a nivel discursivo como práctico, es decir, en la base a mis reflexiones y acciones políticas, religiosas, culturales e intelectuales reside la dicotomía del bien y del mal que aprendí a los 5 años de edad en occidente y que me la enchufaron y yo me quedé con ese enchufe puesto y que tiene su origen en el testimonio bíblico. Es decir, todo lo que Dios creó es bueno y el mal está del lado de un ángel que se reveló frente a esos mandatos divinos y de ahí parte todo el imaginario del infierno, las llamas y ese terrorífico fuego que nos va a consumir al final de todos los tiempos, que es al fin y al cabo lo que me constituye y yo, reseñista de los medios, quiero darte a conocer desde ese lugar mis gustos y preferencias, para que así tú me conozcas un poco más y al final de los tiempos me digas si fui o no un(a) visionario(a) y si al final de todo yo fui o no la o el mejor de esta angosta franja de tierra.

    Y hoy, para que sepas, como en diciembre de cada año, y como comentarista de los medios, “yo” quiero repercutirla de forma explícita, porque amo volver a usar infinitamente los mismos referentes y paradigmas que han estado a la base de estos 2.000 años de historia, ya que eso me da seguridad, poder y me ayuda entrar voluntaria y estratégicamente, a meterme dentro de esa cima indestructible que es la de todo tipo de institución que arraiga tales mandatos, además de darme algo de satisfacción y sin duda, a largo plazo, en mi fantasía de sujeto que espera algo de todo este algo: ese dinero que me hará feliz por muchas cosas, entre ellas, porque tendré un buen veraneo en alguna playita en la costa de Chile y si tengo suerte, en esas playas paradisiacas del extranjero.

    Lo más importante en todo proceso de lecturas es que tú mismo aprendas a diferenciar qué estéticas te hacen sentido en esta vida, qué se relaciona con tu cotidiano, qué te hace y no sentido en esta vida.

    En realidad, no hay nada más apestoso que pararse en esos sitiales y no dejar de una vez de seguir comunicando el mismo discurso desde el yo creo yo creo yo creo y yo impongo yo impongo yo impongo, en vez de decir: ¿sabes, querido lector?, lee lo que quieras, porque el mejor libro del año es el mejor libro para ti y supongo que además has leído poco, y realmente si hubieses leído demasiado no necesitarías que yo te dijera cuál es el mejor libro del año, ni menos estarías leyendo este texto, y tu mejor libro del año lo decidirías tú y jamás yo, en base a uno de todos los que leíste. Y ¿sabes?, además no es necesario hacerlo público porque si es sólo para uno, ¿por qué voy a hacerlo público?, si lo más importante en todo proceso de lecturas es que tú mismo aprendas a diferenciar qué estéticas te hacen sentido en esta vida, qué se relaciona con tu cotidiano, qué te hace y no sentido en esta vida, qué es lo que amas u odias, con qué libros te gusta tomar desayuno o quedarte dormido y yo no soy nadie para decirte que el mejor libro del año existe, así como en algunas cabezas aún existe el viejito pascuero, el conejito, el ratoncito de los dientes, el chupacabras y todos esos personajes que se han creado producto de necesidades básicas del mercado.

    No hay nada más apestoso que pararse en esos sitiales y no dejar de una vez de seguir comunicando el mismo discurso desde el yo creo y yo impongo, en vez de decir: ¿sabes, querido lector?, lee lo que quieras, porque el mejor libro del año es el mejor libro para ti.

    Por último, lo peor de todo esto es que el sujeto al que lo nombran como el que escribió el mejor libro del año luego camina por Santiago o la capital que viva, creyendo que realmente escribió el mejor libro del año y es terrible encontrarse en las calles con ese sujeto que cree eso porque te mira con una cara de tú y yo sabemos algo acerca de mí, pero no lo mencionemos, ya que no es necesario, pero hagamos como que nada sucede y yo me haré el que soy una persona sencilla, que no he escrito el mejor libro del año, pero igual lo escribí y en cada momento lo estoy pensando y tú también lo sabes y tienes que respetarme por eso, y en realidad sé que me respetas y a mi pandilla también, por eso aunque no me lo digas, porque el sistema literario dice que tienes que respetarme y si el sistema lo dictamina, tú me respetas sí o sí y no decimos nada, pero me respetas y yo no te respeto a ti necesariamente, o tal vez sí, pero tú no eres el problema o el sujeto que escribió el mejor libro del año, así que das lo mismo este año, tal vez otro año no des lo mismo, pero sorry ahora sí, ahora sí que escribí el mejor libro del año, y tú debes respetarme. Y si alguna vez tú lo escribes yo también voy a respetarte, pero por ahora no voy a hacerlo porque aún no lo escribes, entonces, por ahora eres tú el que me respeta y me mira con admiración.

    Lo peor de todo esto, es que el sujeto al que lo nombran como el que escribió el mejor libro del año luego camina por Santiago o la capital que viva, creyendo que realmente escribió el mejor libro del año.

    En realidad, cuando me topo con la persona que escribió el mejor libro del año yo cruzo la calle o me pongo unos lentes de sol muy oscuros.

    Ahora bien, así y todo, ¿quieres decir cuál es el mejor libro del año? Creo que lo más honesto sería decir algo así como: bueno, yo me leí todos estos libros de autores chilenos este año, y pongo el ejemplo en base a los que yo misma he leído: Qué vergüenza de Paulina Flores, Nancy de Bruno Lloret, Mala madre de María Paz Rodríguez, La regla de los nueve de Paula Ilabaca, Discursos desde la juventud contemporánea de Álvaro Bley, Respirar bajo el agua de Karen Codner, El juego de Helena de Luna Henríquez, El cielo que pintamos de Carmen Galdames, No ficción de Fuguet, etc. Y ahora, luego que te dije realmente cuáles me he leído este año, porque además no falta el que anda hablando del mejor libro del año y se ha leído uno solamente, y te pregunto, si es que insistes y quieres que te lo diga. Es decir, ¿quieres que te diga cuál es el mejor libro del año? Mándame, por favor, un WhatsApp al +56 9 63509424, porque por acá no voy a hacerlo jamás. Aunque ¿sabes?, creo que me acabo de arrepentir, no me mandes ningún WhatsApp, porque tal como dije al principio, el mejor libro del año no existe y no existirá jamás, y además, por si no lo sabías, tampoco existe el viejito pascuero.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios