• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

¿Nuevo rostro?

El regreso de Joaquín Lavín y los aires de triunfo de quien solamente perdió menos

Escrito por MQLTV

    Joaquín Lavín volvió a la arena política. O así por lo menos lo consignan los medios al destacar el liderazgo que asumirá para hacerse cargo de las campañas municipales de la UDI. Lo primero que llama la atención de este hecho, es la forma en que vuelve el ex ministro: con un nuevo look desprendido de los aires conservadores que le daban los lentes, pero que asume que con su actual aspecto será distinto de lo que siempre fue. Haciéndonos creer que las camisas un poco más desabotonadas y los ojos desprovistos de un escudo pudieran lograr que nos mirara directamente a los ojos y, por ende, nosotros creerle más.

    Obviamente todo este nuevo atuendo -que realmente no es tan nuevo porque lleva algunos meses luciendo este supuesto cambio de rostro- causó risa en algunos, porque siempre resultan un poco ridículos quienes intentan vestirse con ropas ajenas o, por último, con vestimentas que nunca osaron usar antes. Esto no lo digo solamente con respecto a las prendas del ex eterno candidato presidencial de la derecha, sino también por la forma en la que llega a hacerse cargo de un partido como la UDI, como si su figura fuera la gran salvación de esta colectividad; el ganador entre una tropa de perdedores y, por lo mismo, tuviera la categoría para sentirse el llamado a enseñarles la clave del éxito.

    Parece al menos gracioso creer que Lavín sea algo nuevo, o por lo menos trate de traer aires de un triunfo pasado que no existió. No hay triunfos en la carrera del ex titular de educación

    Pero la realidad no es tan así. Lavín, es cierto, fue uno de los principales rostros de la derecha durante finales de los ’90 y principio de los ’00. Su discurso, el cual disfrazaba lo hegemónico con el concepto “cambio”, fue el gran aventón que tuvo la entonces Alianza Por Chile para llegar a cifras decentes de representación con respecto a la otrora Concertación, lo que lo hicieron ser una figura de fiar, e incluso llenarse de samuráis en su entorno. Pero eso no evita el hecho de que, debido justamente a estos antecedentes mencionados, el ex alcalde de Santiago y Las Condes haya sido más bien el que menos perdió que el que más ganó. Y eso en un ambiente como la UDI, y en la oposición en general, es siempre valioso debido a que el desempeño electoral de este sector o bien no estuvo a la altura de una competencia democrática, o bien fue ayudado por un sistema binominal que finalmente fue hecho precisamente para que no notáramos ese paupérrimo desempeño en el ámbito parlamentario.

    Porque seamos sinceros: Pinochet, Lavín y Piñera son los principales referentes de ese sector porque son los únicos que tuvieron alguna especie de resultado airoso. Sin contar a Joaquín, el dictador sacó más del 40% en el plebiscito, porque todavía había un grupito -que aún existe en menor cantidad- que creía que el militar los cuidaba de una amenaza imaginaria muy bien construida por el régimen. Piñera, por otro lado, fue Presidente sacando provecho de un hastío de parte de algunas personas de las políticas concertacionistas, y del mal entendimiento de quienes creyeron que una vez terminada una coalición de centroizquierda -como decían ser- lo mejor era un gobierno de derecha. Extraña manera de pensar. Pero así es la democracia.

    Porque seamos sinceros: Pinochet, Lavín y Piñera son los principales referentes de ese sector porque son los únicos que tuvieron alguna especie de resultado airoso.

    Por lo tanto, parece al menos gracioso creer que Lavín sea algo nuevo, o por lo menos trate de traer aires de un triunfo pasado que no existió. No hay triunfos en la carrera del ex titular de educación aparte de las alcaldías obtenidas por medio del aprovechamiento de un Chile dormido que creía que hacer política era lo mismo que administrar una comuna, o por último pensaba que lo mejor era precisamente tener administradores en vez de políticos a cargo del país.

    Por eso, desde esta tribuna, solamente les digo algo señores de la UDI: no intenten seguir contándonos historias que nunca sucedieron. No pretendan hacer lo que comenzaron a desplegar hace dos décadas en una época como la actual, porque tengo la sensación -y la esperanza- de que no les dará resultado, ya que en un pasado lleno de tuertos Lavín fue el rey, cosa que hoy supongo que no es tal, debido a que hay más gente con sus dos ojos, y bien abiertos. Cuidado con eso.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios