cheap jerseys|wholesale nfl jerseys| cheap nfl jerseys|nfl jerseys cheap|cheap jerseys china|Jacksonville Jaguars Jerseys - Show Your Colors Today|Super Bowl Football Celebration Decorating Ideas |Why Excellent Collect Hockey Jerseys|Some A Few While Buying Soccer Jerseys| All All About The Baseball Jersey
  • Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

cambio de paradigma

GUERRA CONTRA EL CÁNCER: Por qué necesitamos redefinir el concepto de “cura”

La guerra contra el cáncer ha creado más y mejores tratamientos, pero aún hay tareas pendientes en materia de prevención.

cancer1

En su último Discurso del Estado de la Unión, el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció la llamada iniciativa “Moonshot” (que en inglés sería algo así como algo asombroso, difícil de lograr) para “curar el cáncer de una vez y para siempre”.

Y si bien el programa de salud será uno de los pocos instaurados por la era Obama que continuará bajo el gobierno de Donald Trump, esto porque su presupuesto de 1.800 millones de dólares está asegurado, parece más difícil que nunca el llegar a imaginar una cura real para el cáncer.

Tomemos a modo de ejemplo el caso de un hombre de 50 años que fue diagnosticado con cáncer a la próstata. Fue sometido a un innovador procedimiento quirúrgico para sacar su próstata, y luego recibió radiación focalizada para tratar de erradicar cualquier célula cancerosa que permanezca en su organismo. Desafortunadamente, el cáncer regresó un año después. Pero luego de dos nuevas terapias, su cáncer ahora se encuentra bajo control. Y si este volviera a ramificarse, una serie de otros tratamientos, incluyendo muchos que aún no están en el mercado, tendrían la capacidad de poner en remisión nuevamente el cáncer.

Male Urogenital anatomy lateral view

Como en el caso de muchos pacientes, la enfermedad de este hombre está controlada, pero no curada. Y probablemente nunca lo estará.

El problema con la propuesta de Obama es que el enfoque está dirigido en obtener “balas mágicas”, a costa de la vida de la mayoría de los actuales y futuros pacientes con cáncer. Para erradicar el impacto que el cáncer genera a nivel global, tanto pacientes como doctores necesitan un enfoque conjunto en la prevención como cura, o bien todos necesitamos redefinir la palabra “cura”. Con un aumento en los fondos que se otorgan para la investigación en prevención en países desarrollados y con una mayor difusión en las iniciativas que llaman a la prevención, podríamos estar incluso más cerca de erradicar para siempre el cáncer.

La mayor lección obtenida de la guerra contra el cáncer es que estamos muy lejos de la cura

¿Por qué creemos que podemos curar el cáncer? En su libro The Death of Cancer (La Muerte del Cáncer), el ex director del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, Vincent DeVita, señala que la guerra del país norteamericano contra el cáncer comenzó en la década de 1970 como respuesta al llamado de activistas y políticos. Su misión está expresada de mejor forma por el Panel Nacional de Asesores en la Conquista del Cáncer, cuyo informe de 1970 llamada a la “conquista del cáncer”.

En aquella época, el concepto de “cura” era la erradicación del cáncer luego que este fuera diagnosticado, a través de la quimioterapia, de la misma forma en que las enfermedades infecciosas son tratadas con antibióticos. De esta forma, millones de dólares fueron destinados a la investigación y creación de terapias innovadoras para combatir el cáncer. Además, la idea de “guerra contra el cáncer” ha persistido desde entonces, con el “Moonshot” como el intento más ambicioso de ataque hasta el momento.

La guerra contra el cáncer ha resultado exitosa desde el punto de vista de la creación de más alternativas de tratamiento, y a que los oncólogos han cambiado las extremadamente tóxicas quimioterapias para enfocarse en terapias moleculares, como el uso de la droga Imatinib para combatir la Leucemia mieloide crónica, la que también mantiene bajo control otros tipos de cáncer. Ahora la terapia contra el cáncer vive una revolución con las llamadas “inmunoterapias”, que tienen como finalidad fortalecer el sistema inmunitario de los pacientes para combatir de forma más efectiva el cáncer.

inmunoterapia-contra-el-cancer

Pero quizás la mayor lección obtenida de la guerra contra el cáncer es que estamos muy lejos de la cura. El cáncer no es una enfermedad, son miles de enfermedades, cada una de ellas con sus propias causas y marcadores genéticos.

Tomemos por ejemplo el Carcinoma pulmonar no microcítico (CPNM) o también denominado Cáncer pulmonar de células no pequeñas, uno de los tipos de cáncer con mayores tasas de mortalidad en el mundo. Según información del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, más de la mitad de los pacientes que lo padecen son diagnosticados una vez que el cáncer ya se ramificó más allá de los pulmones: Es decir, más de un 80% de los pacientes morirá dentro de un año después de recibir la notificación. En tanto, las investigaciones que apuntan al tratamiento a nivel molecular sugieren que existen más de 15 distintos tipos de “gatilladores” de mutaciones en este tipo de cáncer, y que la mayoría de estos tumores posee una multitud de éstas.

Igual de difícil que derrotar a un ejército enemigo a través del ataque de algunos soldados por batalla, incluso la terapia más agresiva para atacar un CPNM con metástasis tiene pocas probabilidades de erradicar la enfermedad por completo. Este es el escenario que enfrentan la mayoría de los pacientes con cáncer y podría explicar porqué más del 60% de los oncólogos nunca le dirá a un paciente que está curado después de ser sometido al tratamiento. Incluso las nuevas inmunoterapias, en el mejor de los casos, solo retrasarán la progresión del cáncer, pero no lo curarán. Es entonces bastante difícil, por no decir imposible, curar el cáncer, si lo que definimos como cura es la erradicación completa del cáncer a través de un tratamiento.

Los nuevos tratamientos abren una  nueva visión de “curas” preventivas

La prevención puede entonces entregarnos la solución que la humanidad ha  buscado por décadas. La reducción del 23% en la tasa de mortalidad por cáncer en Estados Unidos durante las últimas dos décadas, esto es la prevención de muerte en 1,7 millones de casos, se debe en gran parte a las intervenciones que previenen el cáncer, como el caso de la actriz Angelina Jolie que extirpó sus mamas al presentar un alto riesgo de desarrollar la enfermedad por sus antecedentes familiares. Estos procedimientos preventivos incluyen estudios a gran escala en mamografías y colonoscopias, al igual que un aumento en programas de vacunación.

cancer3

También podemos encontrar nuevas innovaciones en prevención, algunas de las cuales tendrían la capacidad de erradicar cánceres incurables. El Carcinoma hepatocelular (CHC) o Hepatocarcinoma es la tercera causa más común de muerte de pacientes con cáncer en el mundo, y una de las causas más importantes de morbilidad (proporción de personas o animales que se enferman en un mismo tiempo y lugar) a nivel global. El virus de la Hepatitis C es la causa principal del CHC: Los individuos infectados tienen 17 veces más probabilidades de riesgo de desarrollar CHC en comparación a aquellos individuos no infectados.

Hasta hace poco, la Hepatitis C era incurable. Además, el tratamiento para controlar la enfermedad estaba asociado a importantes efectos secundarios. Pero en el año 2013, la comercialización del fármaco Sofosbuvir fue aprobada y muchos fueron los pacientes que vieron una real oportunidad de eliminar por siempre la Hepatitis C, previniendo así la posibilidad futura de contraer CHC.

El tratamiento con Sofosbuvir, entre otros, abre una nueva visión de “curas” preventivas frente al cáncer, curas de carácter proactivo en comparación a los tratamientos convencionales. La necesidad de prevención es primordial: El no consumo de tabaco, una adecuada nutrición, la aplicación de vacunas y la actividad física regular pueden prevenir casi la mitad de los diagnósticos de cáncer que se realizan en la actualidad. Desafortunadamente, los índices de vacunación contra la hepatitis y el virus del papiloma humano permanecen bajo el alcance del 60% durante la última década. Solo al poner énfasis en prevenir los factores que propician el cáncer podremos erradicar esta enfermedad que ha devastado a la humanidad en los últimos 50 años.

Debemos tomar en cuenta que lo más probable es que un tratamiento que erradique de forma definitiva el cáncer jamás sea descubierto. Es por esto que invertir en la creación y difusión de estrategias de prevención podrían salvar a muchísimas más vidas que los recientes e innovadores tratamientos para atacar el cáncer. Este es la mejor oportunidad que tiene la humanidad para erradicar el cáncer, y encontrar la cura que hemos esperado por tantos años.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios