cheap jerseys|wholesale nfl jerseys| cheap nfl jerseys|nfl jerseys cheap|cheap jerseys china|Jacksonville Jaguars Jerseys - Show Your Colors Today|Super Bowl Football Celebration Decorating Ideas |Why Excellent Collect Hockey Jerseys|Some A Few While Buying Soccer Jerseys| All All About The Baseball Jersey
  • Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Triste realidad

La estremecedora carta de un profesor que explica por qué no conviene estudiar Pedagogía en Chile

Escrito por MQLTV

    ESTE ES EL VIDEO MÁS VISTO EN MQLTV:

    Ya hemos conocido la página de Facebook “Docencia sin Decencia”, un espacio donde profesores de todo el país se dan la licencia de ser realmente honestos respecto a las aventuras y desventuras de ser educador en Chile. Si bien en más de una oportunidad se ha podido prestar como un lugar para echar la talla sin que los apoderados se indignen, durante la noche del pasado viernes 11 de diciembre publicaron un post en su cuenta donde con la misma sinceridad que caracteriza al sitio, aconsejan a los jóvenes que rindieron la PSU y que desean estudiar pedagogía.

    Se trata de una cruda advertencia sobre la triste realidad que un docente de educación básica o media  debe afrontar. “Nuestra sugerencia respetuosa es que no elijan educar, salvo que sea una necesidad irrefrenable que no los deje dormir de ansiedad. Pero eso tampoco ocurre. Ciertos esquemas culturales nos convencieron de que debíamos ser profesores y de que teníamos potencial. Pero eso no tiene por qué ser así. Incluso, si usted estudia cualquier cosa y es bueno en lo que hace, sin duda tendrá la oportunidad de ejercer la docencia en su respectivo campo, en un contexto de educación superior o de capacitación. Pero sin las condiciones a las que están expuestos los profesores de colegio.” dice la desesperanzadora carta.

    Te dejamos con la misiva que expone la triste y dura realidad de la educación en nuestro país.

    Fuente: Unidad Docente

    Fuente: Unidad Docente

    “A ti, joven chilen@ que acabas de dar la PSU:

    No dudamos de la pulentosidad intrínseca de quienes se animan a estudiar, y a ejercer, y a ejercer sostenidamente el trabajo pedagógico. Así que si usted tiene esa idea, cuenta con el atributo de la bacanidad.

    Seremos honestos: hacer clases es la zorra. Si lo hacemos moderadamente bien, las satisfacciones humanas son muchas y hay momentos de genuina felicidad y recompensa.

    Pero todo lo demás es una real mierda. Y lo demás es más que la conchetumare.

    El buen profesor, en el contexto chileno, se lleva pega pa la casa. Harta y tediosa. Así de corta. Varios nos odiarán por esto, pero así es la gueá.

    El profesor debe luchar por obtener respeto. En sociedades avanzadas esto está dado por la cultura, pero aquí no. Si se manda un par de cagás, le costará más que la rechucha recomponer las relaciones dañadas, lo que sucede a menudo, por gueás imbéciles, con alumnos, apoderados, colegas y directivos.

    El profesor es un goma. Así tal cual. El contrato no alcanza a describir la cantidad de pelotudeces que tenemos que hacer. Y usted puede ser profesor de la ciencia formal más cachilupi y con magíster en sabe dios qué gueá, pero tendrá que recortar papelitos y pintar gueaitas para ceremonias de alumnos que no conoce, inventar gueas para rellenar los consejos (otra real mierda) y un sinfín de cosas que son reales, y que han hecho posible esta página.

    Chile-Docentes-Estudiantes-Marcha-680x365

    El profesor debe lidiar frecuentemente con la experiencia de tener que agachar el moño ante otro gueón que es evidentemente más penca, pero que por diversos motivos es un superior jerárquico. Eso cubre un amplio espectro, desde un jefe de departamento charcha, hasta un sostén-hedor charcha. Adiós vanidad intelectual, en todo caso. Esta gueá es para gente humilde, y eso, en realidad, es chori. Pero humilde, no gueona.

    El profesor invierte más del 15% del tiempo en que está despierto en corregir gueás. Otro 15% en producir las gueas que corregirá. Y todo eso sirve para alimentar sistemas administrativos y burocráticos, más que para propiciar aprendizajes.

    El profesor tendrá malos días. O sea, además de todo lo que es una mierda, y que es la mayor parte, habrá varios días en que las clases no le saldrán, discutirá con alumnos o tendrá problemas disciplinarios realmente difíciles. Esto es seguro. Y se sentirá como el pico, lo que si se suma a los sueldos bajos y el régimen esclavista de trabajo, es realmente como la pichula.

    No escribí esto porque me pasara algo malo, o porque odie mi pega. Al revés: gustándome ser profe, siento el deber moral de cantárselas claritas.

    El profesor transa sus ideales de juventud, al menos en parte, cuando ingresa al sistema escolar. Hay tanta gueá que hacer que no hay tiempo para ser rebelde. El que escribió esa gueá de que “ser profesor y no luchar es una contradicción hasta pedagógica”, no es profe. Algo se trata de hacer, pero chucha, hasta el tiempo para ser creativo es limitado. Y de tirártelas, ni hablar. Hasta dejas de masturbarte para juntar un poquito de energía para hacer clases. Uy, y el secso… chucha, poco tiempo y poca energía. Quizás los administradores de DSD salven un poco (na, estamos pa la corneta igual).

    El profesor se enferma de gueas de profesor. Listo. Todos toman los mismos remedios y se pasan los datos del médico.

    El profesor encuentra rico el café más barato.

    El profesor que fuma está dejando de pagar alguna gueá vital. No cotiza alguna cosa, o deja de usar algún servicio básico.

    El profesor es profesor pese a que todo el mundo, salvo un par de organizaciones poderosas y diabólicas, le dicen que cómo chucha se le ocurre estudiar esa gueá.

    El profesor atrae a muchas personas del sexo opuesto, pero son menores de edad, así que es frustrante.

    Bueno, un largo etcétera (colega, agregue por favor el suyo).

    EDUCANEWS_10_13_Reportaje Rol docente en la educación_imagen1

    Nuestra sugerencia respetuosa es que no elijan educar, salvo que sea una necesidad irrefrenable que no los deje dormir de ansiedad. Pero eso tampoco ocurre. Ciertos esquemas culturales nos convencieron de que debíamos ser profesores y de que teníamos potencial. Pero eso no tiene por qué ser así. Incluso, si usted estudia cualquier cosa y es bueno en lo que hace, sin duda tendrá la oportunidad de ejercer la docencia en su respectivo campo, en un contexto de educación superior o de capacitación. Pero sin las condiciones a las que están expuestos los profesores de colegio.

    Les pedimos esto no sólo por su beneficio, sino porque, quizás, es lo mejor que pueden hacer por la educación de un país que está enteramente codificado en una lógica de mercado. Le pedimos que no estudie pedagogía porque necesitamos generar escasez. Necesitamos que los jóvenes profesionales no estudien una pedagogía en un año cuando no encuentran trabajo en su ámbito. De verdad, esta pega es jodida y muy sacrificada. Si son pocos los dispuestos, nuestro trabajo se valorará más.

    Le pedimos que no estudie pedagogía porque necesitamos generar escasez. Necesitamos que los jóvenes profesionales no estudien una pedagogía en un año cuando no encuentran trabajo en su ámbito.

    Otra cosa, el mundo no se cambia educando. Se cambia educándose. El profesor genera cambios maravillosos, es cierto, pero no son cambios sistémicos. No canalice por medio de la pedagogía su amor por la humanidad. Es una mala profesión para practicar el altruismo. Mucho de lo que hacemos reproduce cosas que están mal, en vez de corregirlas.

    No escribí esto porque me pasara algo malo, o porque odie mi pega. Al revés: gustándome ser profe, siento el deber moral de cantárselas claritas. Es sólo porque tengo tiempo después de todo un año de sacarme la chucha. Por lo tanto, la borrachera que viene a continuación me la he ganado con creces.

    Besitos en la frente para tod@s, jojojojojo.”

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios