cheap jerseys|wholesale nfl jerseys| cheap nfl jerseys|nfl jerseys cheap|cheap jerseys china|Jacksonville Jaguars Jerseys - Show Your Colors Today|Super Bowl Football Celebration Decorating Ideas |Why Excellent Collect Hockey Jerseys|Some A Few While Buying Soccer Jerseys| All All About The Baseball Jersey
  • Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV Interview

La vergüenza de Paulina Flores, la nueva voz de la narrativa chilena

Escrito por MQLTV

    Paulina Flores, 26 años, Capricornio. Vive en Santiago Centro y le gusta fumar. Acaba de lanzar su primer libro: nueve cuentos titulados “Qué vergüenza”, editado por Hueders (la “editorial de moda” según algunos medios, la misma que ha publicado a Carlos Peña, Alejandro Zambra y Germán Marín). Licenciada en Literatura Hispánica de la Chile, divide su tiempo entre escribir y hacer clases en un liceo 2×1. Sencilla y bonita en un grado inusual, se declara obsesiva y define su libro como un logro conseguido “con sudor y lágrimas”. Esto es lo que conversamos sobre escribir, publicar, el trabajo, la adultez y el retrato íntimo que domina el discurso literario en los autores contemporáneos. “Todo el mundo quiere hablar de su corazón”, asegura.

    *Fotografías por Bruno Córdova Manzor

    paulina flores 4

    “Me fui de la casa cuando entré a la U”

    Tuve todas las becas posibles, pero también trabajaba como garzona. Tenía hasta la beca de limpieza, me daban como 15 lucas por limpiar los microondas (suena como la beca pa comprar jabón jaja). Cuando salí de la U fue, como para toda gente que estudia una licenciatura, súper depresivo. Una está en toda la volá de ser muy bacán, de comprarse el cuento del conocimiento y estudiar en la Chile, cosa que los profes te meten un poco en la cabeza, harta competencia, y mucho ego también. Entonces sales y quedas sin nada, te das cuenta que tu carrera no tiene trabajo en sí mismo”.

    “Decidí hacer la Pedagogía, también becada”

    “Cuando estaba en eso me deprimí mucho, algo así como la primera depresión profesional: sentí que no tenía vocación ni talento pa ser profe. Estaba siendo muy frustrante y ya estaba escribiendo, lo que también me frustraba mucho, así que decidí salirme. Porque en ese tiempo nadie me pescaba como escritora y tampoco me atrevía a llevar mi libro a ninguna editorial. Me sentía persiguiendo algo que no tenía fines muy concretos. De hecho, tuve que volver a la casa de mis papás, lo que fue una especie de retroceso”.

    “Yo no sabía escribir cuando empecé a escribir. No fui la niña que a los 7 años escribía poesía, en mi casa no se leían tantos libros, no era una familia intelectual ni nada”.

    “El 2011 me gané un Fondo del Libro”

    Gracias a eso viví un año y medio. Me ayudó mucho porque fue un aliciente para seguir escribiendo. En general es muy frustrante escribir, mucha depresión -al menos a mi me pasa así-, así que sirvió como espaldarazo”.

    “Empecé a trabajar en un colegio 2×1”

    “Pero tenía la idea de que no era lo que quería. También me perseguía la sensación de que en términos sociales la pedagogía no está muy bien evaluada. Mientras mis compañeros estaban titulados o haciendo magíster o viajando, yo estaba en Chile intentando publicar. Ese ha sido mi camino. Yo siempre digo que mi juego es con pocas cartas: si fuera un poker, en vez de pedir más, me voy deshaciendo de ellas hasta quedar con poquitas, así que al final me quedo con una apuesta única, que para mi es la literatura. Y hasta ahora ha salido más o menos bien, estoy contenta. Ahora soy feliz también haciendo clases. Una vez una niña con un mohicano y tatuajes me preguntó: ¿Profe, por qué hace clases aquí? Y yo le dije: ‘Porque soy igual que ustedes, una desadaptada’”.

    paulina flores 3

    “Escribir el libro me tomó como dos años”

    “Yo no sabía escribir cuando empecé a escribir. No fui la niña que a los 7 años escribía poesía, en mi casa no se leían tantos libros, no era una familia intelectual ni nada. De hecho, no puedo explicar muy bien cómo entré a estudiar Literatura, tampoco era una gran lectora, pero cuando entré a la carrera me encantó. Para mí escribir ha sido sudor y lágrimas. Viví con unos amigos mayores que querían ser escritores, que trabajaban mucho. Los veía quedarse todas las mañanas escribiendo y yo decía: ‘Qué bacán’. Me llamó la atención en el sentido romántico y cuando empecé me costó un montón. Fui a un taller y también; sudor y lágrimas. No siento que me encuentre con las palabras con mucho talento: es difícil. Partí haciendo una casita con palitos, trabajé mucho mucho, soy disciplinada y muy obsesiva“.

    Los nueve cuentos de “Qué vergüenza” transitan por la intimidad de niños, adolescentes y adultos que relatan experiencias cotidianas con muchos detalles que configuran situaciones íntimas y simbólicas a nivel subjetivo.

    “Después de listo el libro, viene el tema de conseguir editorial”

    “Eso fue bastante dificil también: mandé dos veces el libro a Hueders y a otras editoriales y no funcionó. Ahí fue mega ultra frustración —mi mamá siempre me dice: “No tenís tolerancia a la frustración”—, pero en realidad me sirvió: quizás no estaban buenos, así que los arreglé, trabajé harto para eso y después les gustaron. Qué puedo decir: es trabajo. Mucho. Y la frustración es parte del trabajo, siento que aprendí mucho de las negativas”.

    “Escribir es un camino solitario”

    “Tengo amigos con quienes nos leemos y nos ayudamos, pero la industria del libro también es un negocio. Ahora me di cuenta de que soy una escritora. Y es bacán, pero al mismo tiempo soy solo un eslabón de la cadena, el primero. Entonces te dái cuenta de que en el largo proceso de tener un libro hay mucha gente involucrada que no te trata de manera especial ni nada”.

    paulina flores 1

    -¿Qué cambia después de publicar?

    “Ahora me siento muy regalona, mucha gente me ha apoyado, pero también entiendo que estoy publicando en una editorial que está en el centro de los medios y eso me hace bajar también, ponerme en perspectiva. Bueno OK, salí en medios, pero intento bajarme un poco del ego. Esto puede sonar muy de matinal, pero desde que salió el libro mucha gente me manda mensajes y me dicen: ‘me gustó, bacán’ y eso es lindo. Además que también pienso que a mediano o corto plazo me van a llegar palos de algún lado, no todo puede ser tan bonito. Un amigo me dijo: ‘no te preocupí, guarda todo el cariño pa ese momento'”.

    -O sea, te consideras susceptible a la crítica.

    “Es que es interesante porque igual soy nueva en esto, pero sé que la crítica es algo más que viene con esto y tengo que aprender a transar con ello”.

    -Pero, por ejemplo, tu perfil en redes sociales es súper bajo, cuando podrías explotar mucho más tu imagen.

    Es que yo soy muy vergonzosa, como torpe. Nunca fui la porrista del colegio, era como la nerd que leía o punk después. No me saco selfies porque me da pudor no más, quizás más adelante lo haga, pero soy cuidadosa con eso porque eso puede traer cosas. En todas las entrevistas me preguntan directamente por mi apariencia y me parece súper heavy, porque en realidad el mundo de la literatura es super conservador: que alguien sea bonito y escriba, impacta e incluso puede molestar un poco. La verdad es que no sé qué hacer respecto a esas preguntas, ¿Defenderme? ¿Decir que no ayuda? Sí sé que ayuda. Creo que hay que aceptarlo no más, tirar la talla, no sé.

    “Una vez una niña con un mohicano y tatuajes me preguntó: ¿Profe, por qué hace clases aquí? Y yo le dije: ‘Porque soy igual que ustedes, una desadaptada'”.

    Retratos de infancia

    Los nueve cuentos de “Qué vergüenza” transitan por la intimidad de niños, adolescentes y adultos que relatan experiencias cotidianas con muchos detalles que configuran situaciones íntimas y simbólicas a nivel subjetivo. “La infancia y la adolescencia tienen mucho de esos procesos formativos donde pasan cosas pequeñas que pueden ser muy importantes: perder a tu mejor amiga, no sé. En la adultez no importan tanto, por ese lado es muy interesante trabajar esa etapa de la vida. Siempre hay procesos formativos, pero pareciera que en la adolescencia y en la infancia son más simbólicos”, explica Paulina.

    “También hay un juego donde la gente adulta vuelve a sus experiencias donde hablan de sí mismos como adultos a través de la infancia. Tiene una doble dimensión porque se presenta como contraste de la vida adulta. Los cuentos son tristes, pero siento que hay cierta belleza en esas tristezas”.

    paulina flores

    -¿Fue influyente trabajar con Alejandro Zambra en su taller literario?

    Me dio hartos consejos cuando leyó mi libro, pero el taller es muy libre. Él maneja muy bien las palabras y los ritmos, es muy musical y detallista y en ese sentido me ayudó mucho. También me ayuda que esté su nombre atrás, obvio.

    -Me llama la atención la influencia de Zambra en la onda de la literatura intimista, que parece ser la gran temática de la narrativa chilena contemporánea.

    Sí. Es que antes de leer a Zambra leí a Alice Munro. Creo que el retrato íntimo lo heredo principalmente de lecturas de mujeres. Ahora, creo que no tiene que ver directamente con la influencia de la obra de Zambra, sino más bien con que el individuo es el centro del siglo neoliberal: ya no estamos para colectivos. Las grandes novelas del siglo XX son historias de pueblos, colectivos. Y esta época, pucha, tiene que ver con el individuo, con el narcisismo, con el pensar en uno todo el rato, estar muy pa dentro. Lo que el individuo siente y sufre son los temas que están en boga. Todo el mundo quiere hablar de su corazón.

    paulina flores 2

    Concurso: Gánate el libro debut de Paulina Flores

    Te regalamos un ejemplar de ‘Qué vergüenza’, cortesía de Editorial Hueders. Para participar, comparte esta entrevista en tu muro de Facebook y postea acá la razón de por qué te gustaría leer a esta nueva escritora chilena. Responde de la manera más original y gánate una copia de la ópera prima de Flores. El domingo 4 de octubre daremos el nombre del ganador.

    La ganadora del libro debut de Paulina Flores es…

    Daniela Malhue Urra respondió de la manera que más nos gustó. Ella es la acreedora de una copia de ‘Qué vergüenza’, cortesía de Editorial Hueders. Nos comunicaremos contigo por interno. ¡Felicitaciones!

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios