• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Contradicciones

Niños desnudos y desafíos sexuales: La oculta perversión de Mahatma Gandhi

Mahatma Gandhi es quizás el activista por la paz más reconocido en el mundo entero, a pesar de que, con cinco nominaciones, nunca ganó el Nobel de la Paz.

Pero este conocido hombre de amor y paz tenía un lado oscuro que pocos conocen y que ahora está saliendo a la luz gracias al libro de Jad Adams, “Gandhi: Naked Ambition”, donde relata las contradicciones entre el discurso de Gandhi y su actuar diario. 

Gandhi se consideraba casto, a los ojos del mundo, no tenía relaciones sexuales e instaba a sus seguidores a no hacerlo, para así adquirir una superioridad espiritual.

Se cree que su rechazo hacia las prácticas sexuales comenzó con su matrimonio, cuando tenía 13 años con Kasturba, de 14 años. Cuando Gandhi tenía 15, estaba a cargo de cuidar a su padre moribundo, pero lo dejó solo un momento para ir a tener sexo con su esposa. Al regresar, encontró a su padre ya fallecido. 

A partir de ese momento, Gandhi comenzó su lucha contra la lujuria y a publicar su discurso de que las relaciones sexuales deberían ser vetadas, a cambio de una conexión espiritual como una forma más ética de vida. 

Poco después empezaría su vida de castidad y pobreza. Proponiendo una filosofía donde se veía a él mismo como un beato. Al mismo tiempo que predicaba estas formas de vida, Gandhi hablaba explícitamente sobre sexo y enviaba cartas eróticas a sus seguidoras. 

Gandhi realizaba lo que él llamaba “experimentos”, en los que obligaba a niñas y niños a bañarse, besarse y dormir juntos, todo esto en su presencia, como una manera de “luchar contra sus deseos”.

Esto no era todo. Gandhi usualmente se duchaba junto a Sushila Nayar, su médico personal, aunque él aseguraba que lo hacía con los ojos cerrados. 

Sus prácticas sexuales se fueron poniendo más extravagantes a medida que crecía su popularidad. Instaba a varias  mujeres casadas a dormir desnudas con él, obligándolas a no tener relaciones sexuales con sus maridos. Les pedía que le hicieran bailes eróticos y que leyeran en voz alta sus cartas eróticas, todo esto, según él, para poner a prueba su celibato. A medida que envejecía las mujeres que invitaba eran más jóvenes. 

El mismo Gandhi destruyó la gran mayoría del material que se conserva de esa época y que era prueba de su actuar poco ético para un hombre que se consideraba santo. Los historiadores aseguran que más que pruebas de celibato, Gandhi mantenía un harén con el que tenía sexo constantemente, mientras predicaba e instaba a otros a no hacerlo.

Las mujeres favoritas en la vida de Gandhi y que usualmente compartían su cama eran, Sushila de 33 años, Abha de 17 y Manu de 18. Las últimas dos eran sus sobrinas nietas, las mismas quienes estaban a su lado al momento de morir asesinado, cuando tenía 79 años. 

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios