• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV Review

RESEÑA: Festival Chile Jazz 2018

Salvo que escuches el Jazz de algún álbum grabado y le pongas “play” a tu equipo de sonido, lo que vayas a ver, oír y vivir en un concierto de Jazz, jamás volverá a ser el mismo. Eso es lo especial del Jazz y más aún, lo especial de Steve Coleman, el saxofonista norteamericano e invitado especial del Festival Chile Jazz 2018, quien junto a Five Elements, generaron una atmósfera vibrante el pasado viernes en el Teatro Oriente de Providencia.

Como es mi costumbre, desde que parto a mi destino me preparo interiormente para sacarle jugo a las experiencias que estoy por vivir. Así fue este viernes, llegando puntual al lugar citado y encontrándome, entre los varios asistentes que hacían tiempo fuera del teatro para hacer su ingreso, a Coleman, Finlayson, Tidd y Rickman, los protagonistas del evento, saludando y recibiendo el cariño de quienes se mostraban también sorprendidos con su presencia entre el público a las afueras del teatro y a minutos de su show.

No tengo idea si esto es algo habitual en ellos, pero lo cierto es que una vez abierto el telón y con ellos en el escenario, la conexión con el público fue algo “alucinante”.

Steve partió con un ronco saxofón, como limpiándose la carraspera típica de este tiempo primaveral marcada por el polen en nuestra capital, especialmente en Providencia. Así también fue marcando el ritmo y la estructura de lo que se venía, mientras su escenografía ya había tirado el primer pincelazo a un cuadro que se fue llenando de color mientras el jazz hacía lo suyo.

Detrás del concepto propuesto por Coleman está justamente la construcción de un lenguaje musical a partir de las experiencias de vida, cosa que se percibió perfectamente.

A medida que el norteamericano mostraba su pleno manejo del instrumento musical, se fueron sumando en el camino lo actores restantes en esta especie de peregrinación de vida. Anthony Tidd, como el compañero de viaje que va dando aliento a los demás con los sonidos gruesos de su bajo. Jonathan Finlayson con una trompeta extraordinaria, llena de alegría que hacía perfecta dupla con Coleman para ir midiendo juntos el aliento. “Un pequeño paso para Steve y un gran salto para Finlayson” podría haber dicho Armstrong si los hubiera escuchado. -Cualquiera de los dos más famosos con ese apellido-

Esta imagen de recorrido musical se hacía amena y divertida con Sean Richman en la batería. Este es el compañero que aporta con su toque simpático en el camino, cambiando el ritmo sin que la estructura se mueva, y que invita a los demás a salirse del sendero marcado.

Esto es lo bonito del Jazz, no sólo observar la maestría, la imaginación y la capacidad de invención de quien está frente nuestro, sino dejarse atrapar por este cuadro que se va creando en nuestras cabezas.

Así, feliz de haber tenido la oportunidad de ver a estos grandes, regresé masticando lo vivido este viernes en el Festival Chile Jazz 2018. ¡Ah! Solo por la dudas, sólo había tomando un café en la previa.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios