• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

La Mujer Rota

¿Soy o no soy escritora?

Escrito por MQLTV

    Todo escritor o sujeto que se dedica a escribir, en algún momento o a cada rato se cuestiona si es o no es escritor. Es ridículo pensarlo así, porque si se dedica a escribir, todos deberían pensar que es un escritor, pero el decir en voz alta “soy un escritor” o “soy una escritora” es algo terrible, algo medio cursi, algo detestable, que no es para nada grato de escuchar, es algo horroroso. Soporto mucho más que me digan que son músicos, artistas o incluso performers, que me digan “soy escritor” o “soy escritora”, porque decir “soy escritor” suena delirante para los demás, y si alguien lo escucha y no eres un best seller, probablemente te va a asociar a un vecino decadente que escribe poemas horripilantes, o a una señora que conocen que va a un taller literario y que van muchas señoras. Porque obvio, no sales en la tele, no te conoce nadie, y probablemente nunca vas a ocupar ese lugar de que te reconocen en el metro o en la calle, y en base a esa situación uno siempre prefiere que alguien te diga, me dedico a las letras, me dedico a la literatura, reviso libros o hago clases de literatura.

    En realidad detrás de esa pregunta abundan otras, que tienen que ver más que nada con el ejercicio mismo y con respuesta imposible de resolver: ¿Qué define ser escritor? ¿Si escribes y publicas? ¿Si te ganas fondos, publicas libros, te critican, das entrevistas? ¿O si te sientes comprometido con la creación y la escritura, si vas avanzando en tus propios procesos creativos? ¿O si vas a ferias nacionales e internacionales, te ganas premios, revisas textos de otros para dar luces o pequeñas iluminaciones?

    Diamela Eltit se reconoce como escritora, pero abre otro asunto importante al declarar: “No soy una escritora profesional porque no vivo de ser escritora”.

    Este problema se hace evidente en dos situaciones puntuales. Cuando pasas por las aduanas de los aeropuertos y tienes que llenar ese papel en que dice “dedicación” y es en ese momento en que se te viene a la cabeza poner: escritor o escritora, pero la mayoría de los “escritores” ponen la profesión que estudiaron, a pesar de que no hayan trabajado ni un día ejerciendo dicha profesión, porque es obvio, suena ridículo, como lo dije más adelante, andar diciéndole al mundo: soy escritor, soy escritora, porque obviamente la persona que te va a escuchar decirlo en general va a tener una imagen distinta de lo que es un escritor y ahí vas a quedar siempre en ridículo.

    Otra cosa importante en relación a este tema es -aparte de lo terrorífico de escuchar que alguien diga “soy escritor” o “soy escritora” – la forma en que asumes el tema desde tu intimidad. Cuando te preguntas qué eres realmente, lejos de tener que darle una respuesta a alguien, definir en qué momento comienzas a ser escritor o escritora y de qué depende ese momento.

    Hay varios textos relacionados a esto que me llamaron mucho la atención. Por ejemplo, la escritora Victoria Ocampo dijo en algún momento: “Pero yo no soy una escritora. Soy simplemente un ser humano en busca de expresión. Escribo porque no puedo impedírmelo, porque siento la necesidad de ello y porque esa es mi única manera de comunicarme con algunos seres, conmigo misma, mi única manera”. En cambio Katherine Mansfield, a diferencia de Victoria Ocampo, no tuvo ningún reparo en decir “Primero soy escritora y después mujer”. Al igual que Marguerite Duras, que como Mansfield lo asumen y lo dicen públicamente en una entrevista: “Yo soy una escritora, no vale la pena decir nada más”.

    ¿Qué define ser escritor? ¿Si escribes y publicas? ¿Si te ganas fondos, publicas libros, te critican, das entrevistas? ¿O si te sientes comprometido con la creación y la escritura, si vas avanzando en tus propios procesos creativos?

    Por otro lado, el ser o no escritora tiene sus matices. Por ejemplo, en las conversaciones con Leonidas Morales, Diamela Eltit se reconoce como escritora, pero abre otro asunto importante al declarar: “No soy una escritora profesional porque no vivo de ser escritora”. Ahora, yendo a mi caso me pasa que esa palabra tiene que ver con el pudor. A pesar que he publicado ya 6 libros, comencé publicando en una independiente el 2005, y esto lo remarco porque para muchxs el ser escritor pasa porque publiques en una independiente (¡qué tontera!), he ido a ferias nacionales a internacionales, he ganado premios acá y afuera, escribo y leo a diario, pero cuando me preguntan qué haces, siempre termino diciendo: me decido a la literatura. Y la gente igual se asombra. Con qué tipo de bicho raro me habré topado. Y ahí viene la fantasía de que te relacionan con una vecina que escribe unos poemas horribles y que los vende en los bares los fines de semana.

    Entonces, sí puedo decir en la soledad de mi habitación: soy una escritora, o acepto que alguien me presente como una escritora, como me presentó Romina Reyes el pasado miércoles 6 de enero en “Consejos de Belleza”, su programa en la Radio Injuv (que estuvo buenísimo por lo demás), pero yo no puedo presentarme como Soy escritora, decírselo a alguien a quien acabo de conocer o incluso a alguien a quien conozco hace años. Sólo puedo escribirlo. Creo que escribirlo sí puedo. Escribir: soy una escritora. Y repetirlo en la escritura: soy una escritora. Soy una escritora. Soy una escritora. Soy una escritora.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios