• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

ideas

COLUMNA: Cómo escribir una novela

Escrito por MQLTV

    Montserrat Martorell ha trabajado en Revista El Periodista y Radio Universidad de Santiago, entre otros medios de comunicación. Actualmente está dedicada a la docencia en dos universidades chilenas.

    Su primera novela, La última ceniza, de 190 páginas, fue presentado el 15 de junio en el Café Literario del Parque Bustamante por la actriz Antonia Zegers, la editora de Oxímoron Paula Gaete y la autora.

    Uno escribe para saber quién es y quién no es. Llenarse la boca de palabras y ponerlas ahí, todas desparramadas, en un intento deliberado de que el otro, el lector, pueda sacar algo: una conclusión, una reflexión, una idea. A veces también una emoción.

    Escribir para encontrarse y perderse, bajo siete laberintos, bajo siete silencios. Y hablar sobre la vida y sobre la muerte y sobre los hombres y las mujeres y las heridas que nacen y se deshacen justo detrás de tu cabeza. Y hablar y pensar y dejarse llevar por letras que no tienen sentido, que no tienen tiempo.

    La última ceniza, mi primera novela, nació en el invierno madrileño. En ese tiempo, hace dos años, estaba haciendo un Master en Escritura Creativa en la Universidad Complutense y fue, precisamente en uno de esos ejercicios que se nos hace a los estudiantes en clases, que apareció “La mujer del 4B”. Era un cuento o quizás el primer capítulo de algo que no tenía nombre. Después de darle algunas vueltas me di cuenta que había que seguir explorando, que la historia no podía terminar allí. Empecé a escribir, día y noche, sobre Alfonsina y Conrado, mis protagonistas, dos vecinos que no se conocen y sin embargo están unidos en una trama que rompe el tiempo y el espacio.

    portada

    Es una historia de muertes prematuras y dolores que tienen su origen en el pasado remoto de los protagonistas. Es la historia de una mujer que no puede mirarse al espejo sin los golpes que le da su pareja; es la historia de una mujer que no sabe si debería o no debería abortar. Es una historia de soledades, de miedos y de abandonos, así como un cuestionamiento total respecto a la vida que vivimos, a la vida que creemos vivir, a la vida que pretendíamos vivir. Es la historia de las máscaras que nos ponemos cada día para salir a la calle. Es la historia de un amor.

    Cada capítulo es un regreso al pasado de la historia de una mujer. Cada capítulo es un golpe, una rotura. Porque todos y cada uno de los personajes están quebrados por dentro.

    Yo pretendía entender a mis personajes desde su infancia, no juzgarlos. Que el lector se pregunte, se cuestione. No quería decidir qué era verdad y qué era mentira; lo que me interesaba, fundamentalmente, era que la persona entendiera que esta era una historia contada a partir de múltiples voces, con muchos elementos en la superficie.

    La última ceniza es una invitación a dejarse llevar, a seguir haciéndose preguntas, a seguir buscando las respuestas. Es una narración donde todo (o casi todo) está abierto, un poco a la deriva, cruzando cualquier límite impuesto cuya palabra final la tendrá siempre el lector.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios