• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV Review

RESEÑA GASTRONÓMICA: “La Gloria”. Sanguchería peruana

Escrito por

    Esta vez me tocaba invitar a mí, quería y tenía que sorprender a la Chesca. Como el día estaba gris –rara primavera que estamos viviendo- inmediatamente ese color a panza de burro me recordó el cielo de Lima. Me acordé que iban a abrir un nuevo local del restaurante peruano “La Gloria” en Maipú y listo, ¡vamos!

    Para ser sinceros, era la segunda oportunidad que le daba a esta sanguchería peruana, que también tiene locales en Santiago Centro, Providencia y Las Condes, quería sacarme el clavo de la primera vez y llegamos.

    El recién estrenado local mantenía el estilo que últimamente está caracterizando los nuevos locales de comida peruana, quiere decir, aquel estilo que en la ciudad limeña llaman “chicha” y que tranquilamente nos puede remitir en parte, al altiplano chileno. Mucho colorido en algunos espacios, pizarras negras con inscripciones en tiza de colores y frases con letras que brillan con luz propia. La acogida buena y la música, con volumen preciso y según el concepto que creo yo, está detrás del lugar.

    La buena bienvenida dio paso a la lectura de la carta, precisa. Mi elección fue un sándwich de “Pavo al Horno”. Este venía en un pan francés y acompañado de salsa o sarza criolla –llámala como quieras- y la carne marinada en un ají aromático llamado “Panca”, y que es bastante usado en la gastronomía peruana. Como el sanguche no venía con acompañamiento, entre la Chesca y yo nos pedimos una porción de papas fritas.

    Estas últimas llegaron junto con las bebidas y felizmente pedimos solo una porción, pues parecía familiar y estaban de lujo. Buenísimas, crocantes y lo mejor, por la generosa cantidad, no te venía ese miedo a que se vayan a acabar antes de partir con lo demás.

    Vinieron los sándwich, el mío como dije de “Pavo al Horno” y el de la Chesca, -esta vez menos aventurera que otras veces- de “Ají de Gallina”. En pinta, fantásticos. Una revisión 360 a la canastita en el que venía el sanguchito y al ataque.

    La salsa criolla apañó completamente al pavo, estaba en su punto justo de este ácido perfecto que da el limón de pica junto al cilantro, y aunque no llegué a sentir ese saborcito típico que el ají panca le da en las carnes que toca, el pavo salió airoso y la experiencia buena. Aquí tengo que decir que mientras yo me deleitaba con mi pancito –de cariño y no de pequeño– la Chesca hacía muecas al probar el suyo. “No sabe a Ají de Gallina”, me dijo, y pasé a probarlo.

    Efectivamente, si el mío gozaba de cierta armonía, el suyo era como jugadores de fútbol del mismo equipo pero con camisetas de colores diferentes. No precisamente se sentía como si fuera un sándwich de Ají de Gallina, y algún comentario más salió del mismo, pero prefiero destacar lo bueno.

    El promedio a gastar por pareja es de 20 lucas aprox. o sea, precios muy parecidos a otros sitios similares.

    En conclusiones, mi segunda vez en “La Gloria” fue por lejos mejor que la primera, pero como diría un famoso entrenador de fútbol argentino, “en líneas generales bien, pero quedo a la espera del siguiente partido para sacar conclusiones.”

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios